Hidamari no ki, el árbol del Bakufu

Hidamari no ki, traducido al español como El árbol que da sombra, es, con total seguridad, la obra de mayor rigor histórico del aclamado Dios del Manga, Osamu Tezuka. Debido a los cientos de referencias hacia hechos históricos, lugares y personajes, muchos de los estudiosos del manga clásico la consideran la mejor de sus creaciones.

En El árbol que da sombra (1981-1986), Tezuka compara al Bakufu o shogunato, gobierno de Japón comprendido entre principios del siglo XVII y mediados del XIX, con un cerezo. Este árbol se ha mantenido firme durante 250 años, pero la carcoma y los parásitos lo han destrozado tanto por dentro que un simple empujón bastaría para echarlo abajo. La acción de este manga transcurre entre 1853 y 1867, un periodo muy importante para Japón, dado que se trata de la época final del Bakufu (bakumatsu).

Para entender esta obra en la mayor medida posible, hace falta conocer el contexto histórico de la época que se trata. En cada tomo de la edición española, Marc Bernabé nos ofrece una serie de breves artículos con el fin de facilitarnos la lectura todo lo posible; sin embargo, yo no soy Marc Bernabé, así que simplemente os comentaré lo más básico para llegar, al menos, a entender este artículo. Conste que voy a usar de base los textos del ya citado estudioso del manga, no piensen que soy listo o cualquier cosa parecida.

Tras la época de guerras civiles y la Batalla de Sekigahara del año 1600 entre los ejércitos del Este y del Oeste, Ieyasu Tokugawa se erigió como líder absoluto del Japón feudal bajo el título de sogún (gran general). La familia Tokugawa, que gobernaría el país durante dos siglos y medio, vetó la entrada al país a las principales potencias occidentales (Portugal, España y Holanda), decretando el aislamiento de la nación en 1639 (sakoku).

Sin embargo, sólo China y Holanda mantuvieron tratos comerciales con Japón, por lo que los únicos atisbos de ciencia occidental que llegaron vinieron de mano de los holandeses. Esto hizo que se creara una distinción entre la medicina occidental (ranpô, modo holandés) y la medicina tradicional china (kanpô). El recelo hacia lo occidental propició que las técnicas médicas europeas fueran marginadas y relegadas a la cirujía y la oftalmología, únicos campos que la medicina china no trataba.

El poder de los Tokugawa se debilitó con el tiempo. En junio de 1853, una flota de la armada estadounidense liderada por Matthew Calbraith Perry sembró el terror entre los japoneses, que los llamaron “barcos negros“. El objetivo de Perry era el de obligar a Japón a establecer relaciones con Estados Unidos, lo que se consiguió en 1854. Posteriormente se firmaron más tratados con otras naciones, los cuales dejaron a Japón en una clara inferioridad.

Barcos negros o “kurofune”

La incompetencia ya demostrada de los políticos del shogunato generó un descontento entre ciertos grupos, generándose así una filosofía de pensamiento basada en la veneración del emperador y el rechazo a los extranjeros (sonno jôi). En este contexto de rechazo social se ubica El árbol que da sombra, historia que narra los hechos del samurái Manjirô Ibuya, un samurái ficticio, y del médico Ryôan Tezuka, el propio bisabuelo del autor.

Manjirô Ibuya nos mostrará cómo era la vida de la época desde el punto de vista de un samurái, dando un repaso a todos los aspectos importantes: sociedad, filosofía frente a los extranjeros, corrupción en el gobierno… Este personaje actúa como conductor de la obra, ya que muchos de los hechos importantes guardan relación con el gobierno y su corrupción interna. Ibuya, una persona con los verdaderos valores de un samurái inculcados por su padre, no tolerará esta corrupción y hará todo lo posible por tomar el camino hacia la verdad.

Por el contrario, la labor de Ryôan Tezuka (bisabuelo de Osamu Tezuka) es la de mostrarnos las técnicas y avances médicos que disponían, así como el rechazo que sufrían los médicos occidentales. Tanto Ryôan Tezuka como su padre Ryôsen y un sinfín de médicos que aparecen a lo largo de Hidamari no ki, practican el arte de la medicina occidental. Ellos serán los encargados de enseñarnos de primera mano el rechazo que sufrían por parte de mucha gente, especialmente de los médicos de cámara del sogún, los cuales practicaban la medicina china. También ganan gran importancia durante la llegada de la viruela a Edo, así como del cólera o korori.

Como ya es habitual en Tezuka, las historias de estos dos personajes y la de sus familias y amistades se entrelazan de forma magistral a lo largo de toda la obra, sin perder las riendas de la trama principal. Además, muchas de las personas que aparecen y lugares que visitan, fueron reales. Se pueden encontrar referencias a samuráis, médicos, miembros del gobierno, geishas, pintores… También encontramos referencias bastante importantes a terremotos e incendios, que hasta nos incluyen los datos de víctimas de ambos casos. Todo ello perfectamente documentado y narrado como ocurrió en la realidad. Por este motivo, El árbol que da sombra es un imprescindible para todas las estanterías de los aficionados a la historia y cultura japonesa.

Ficha de la serie:

  • Nombre: El árbol que da sombra – Hidamari no ki (陽だまりの樹)
  • Autor: Osamu Tezuka
  • Año: 1981-1986
  • Editorial: Shōgakukan (JP) – Planeta deAgostini (ES)
  • Revista: Big Comic
  • Clasificación: Seinen
  • Tomos: 8 (Finalizada)
  • Precio: 12€ por tomo

Publicado el 27 agosto, 2011 en Artículos, Cultura, Historia, Manga. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: